Mi vida porteando antes de mi Diva Milano y después no tiene punto de comparación. Es una experiencia que tienes que vivirla, sentir la suavidad del algodón egipcio, los amarres perfectos, además de ser un accesorio muy elegante y con estilo.