Un fular es una tela de 4.6m de largo, que tú debes manipular para amarrar al bebé a tu cuerpo. Es el portabebé más versátil, porque te permite un sinfin de posiciones. Requiere una curva de aprendizaje mayor, se domina con la práctica, pero una vez que lo haces, es el portabebé con mayor precisión de ajuste y, por lo tanto, comodidad para ambos. Se puede usar desde recién nacidos y no tiene límite de peso o talla.

Nuestros Mei-Tais son elaborados a partir de la tela de los fulares, por lo que se llaman Mei-Tais de conversión de fular. Por lo mismo, son igual de suaves y aptos para ser usados desde recién nacidos, ya que cuentan con reductor de asiento y de panel. Pueden ser usados cómodamente hasta con niños de 2-3 años. Este límite depende más bien de la altura y no del peso del niño. Se puede utilizar tanto al frente como a la espalda y trae un práctico gorro que puede usarse como soporte para cabeza o cuello, o para tapar el sol o detener su cabeza mientras duerme.

Las bandoleras son fulares de 1.8m de largo con argollas cosidas a un extremo. Estas argollas son de aluminio de una sola pieza, elaboradas y probadas específicamente para cargar peso. Son muy prácticas y rápidas de poner y quitar, pero el peso se carga en un sólo hombro, lo que las hace ideales para bebés pequeños o para iniciar en el porteo. Más adelante, se recomienda distribuir el peso en ambos hombros y espalda para que sea cómodo para ti.

No es que uno sea mejor que otro, son diferentes. Hay mamás que se acomodan más con uno o con otro, o mamás que tienen los tres tipos y los usan dependiendo de la ocasión.